Diseño militar sólido


La robustez estructural, la potencia y la redundancia de los sistemas de la aeronave C-27J ofrecen un alto nivel de seguridad aun en escenarios operativos muy exigentes. El Spartan tiene una capacidad insuperable de cumplir las misiones asignadas.


La aeronave está equipada con un circuito hidráulico doble, tres generadores, tres alternadores, tres unidades de rectificación-transformación, tres opciones para reencender los motores en vuelo, capacidad de descargar el combustible en condiciones de emergencia durante el vuelo. La estructura del ala y del estabilizador horizontal cuenta con tres largueros, que aseguran resistencia y redundancia en caso de falla o daño de uno de ellos. La unidad de energía auxiliar (APU) suministra energía eléctrica y neumática, lo que permite que la aeronave C-27J opere autonomamente y sin necesidad de apoyo en tierra. Todas estas características hacen del C-27J la plataforma más segura y confiable de su categoría.


El C-27J está dotado de un sistema que, por medio de su tren de aterrizaje, permite nivelar el avión para facilita las operaciones de transferencia de las cargas. Esta característica, junto con las capacidades estructurales del piso y la rampa trasera, hacen posible superar las limitaciones presentes en otras plataformas.

 

Ver video: Despegue y aterrizaje tácticos 

 

 

0