El C-27J llega a Panamá

El C-27J llega a Panamá

Llegamos al Aeropuerto Internacional Lynden Pindling en Nassau, en las Bahamas. Después de pasar, como de costumbre, por la aduana, vamos a la aeronave.

 

Mientras tanto despegan dos ATR de la local Bahamas Air y en la plaza de los jet executive vemos subir en uno de ellos dos hombres de negocios con una gran cantidad de bolsas con palos de golf! Añadido el catering, realizadas las inspecciones previas al vuelo, nos ponemos en marcha. Nuestro jefe de carga, responsable de cabina, cierra la puerta de la tripulación. Acaban de pasar las 11 y durante el despegue quedamos impresionados por el fantástico color turqués del Mar Caribe, la vista del archipiélago de las Bahamas es realmente espectacular!

 

Vamos hacia sur a una altitud de 27000 pies. Tiempo excelente, sólo una ligera y momentánea turbulencia sobre Cuba y cerca de las Islas Caimán. Sobrevolamos durante otras dos horas el Mar Caribe y de repente empezamos a ver las franjas de terreno con una densa vegetación de color verde oscuro, comienza el descenso. Viramos bruscamente a la derecha y nos alineamos para el aterrizaje. Después de unos minutos tenemos las ruedas sobre una de las pistas del Aeropuerto Internacional de Tocumen, estamos en Panamá! Hemos estado volando casi 4 horas. Después de un largo rodaje llegamos en la plaza de estacionamiento que nos han asignado: abrimos la puerta e inmediatamente nos asalta el calor sofocante y pegajoso, típico de la zona de América Central!

Panamá 18/11/2016